La Oculta Psicología de los Chacras – Capítulo V: CENTROS ENERGÉTICOS

Son siete los centros energéticos de la transformación de la energía vital, los cuales han sido denominados de modo diferente por aquellos pueblos que estudiaron al cosmos-hombre como la imagen de su propio creador.

7-chakras-7-energias-Siete chacras, lotos, ruedas, rosas, iglesias, sentidos, planetas, plexos, glándulas, etc., etc., que se corresponden con los tipos de energías vitales que circulan por toda la naturaleza.

Los centros energéticos o chacras, tiene su correspondencia con los cinco cilindros de la máquina humana (intelecto, movimiento, instinto, emoción y sexo).

El estudio de cada centro energético, nos llevará a un mayor entendimiento de nuestra psicología particular, ya que cualquier energía tiene su propio carácter y su correspondencia con la misma naturaleza, de la cual somos sus hijos.

Los chacras son centros síquicos que no pueden describirse plenamente desde un punto de vista materialista. Los chacras son centros de actividad de una fuerza sutil llamada Prana.

Prana es la suma total de la energía manifestada en el universo. Prana es vibración, movimiento eléctrico, luz y calor, magnetismo universal, vida. Prana es la suma total de las fuerzas latentes ocultas en el hombre y que se hallan en todas partes rodeándole.

El Prana y los centros energéticos están íntimamente relacionados. El Prana entra en el organismo a través de los chacras, y luego pasa al interior de las glándulas de secreción interna mediante sus distintas modificaciones. Intensifica su trabajo en esos minúsculos laboratorios endocrinos transformándose en hormonas, en genes y cromosomas que más tarde vienen a transformarse en espermatozoos. El Prana entra al organismo, pero no vuelve a salir de él.

A través de lo que comemos, respiramos y pensamos, penetra el Prana al organismo; la calidad de transformación dependerá del propio trabajo interior. La función de cada centro energético o chacra permitirá a la Esencia o Conciencia crecer o decrecer. Ahora comprenderemos el verdadero sentido de aquella frase del evangelio: “No sólo de pan vive el hombre”.

Los comentarios están cerrados.