La Oculta Psicología de los Chacras – Capítulo III: ¿QUIÉN SOY?

Inicialmente somos, en nuestro mundo interior tres elementos fundamentales, a saber: la Esencia o Conciencia, el ego-animal tal como se estudia en las escuelas gnósticas de regeneración, y la personalidad.

Existen muchos otros Elementos o Partes del Ser afines a la Conciencia, que iremos estudiando progresivamente a lo largo de este trabajo.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f0/Burne-Jones%2C_Edward_-_The_Mirror_of_Venus_-_1875_-_hi_res.jpg

La Esencia.

La Esencia o Conciencia es la base misma de nuestra organización psicológica, es el único elemento trascendental o divinal que nos une a la gran realidad cósmica.

Hacer crecer a la Esencia es lo que se denomina trabajo interior psicológico. Esto es posible si se le brindan esas oportunidades que continuamente ofrece la misma naturaleza; pero lo normal es que no se realice tal trabajo.

Debemos saber que en la Esencia están depositados los datos indispensables para la regeneración, la auto-realización íntima y la vivencia objetiva de todos los aspectos científicos, artísticos, filosóficos y religiosos de las grandes culturas.

Ser consciente es experimentar directamente con la Esencia, es darse cuenta objetivamente.

Ser consciente es siempre en relación con la misma Esencia. Es revalorización íntima de lo que sabe la propia Esencia, ya que nada es o puede ser fuera de sí misma.

El ser consciente para la Esencia, es ascender, en ella misma, a niveles de integración con la vasta creación. Para la Esencia esto es perfeccionarse, cristalizarse como Alma.

Por lo tanto es definitivo que no todas las Esencias participan de la universidad consciente, es decir ser consciente del cómo, dónde y por qué.

El Ego animal.

¿Qué es ese yo que en nuestro espacio psicológico cargamos? Cuando uno se auto-observa psicológicamente, descubre que el yo es un manojo de deseos, recuerdos, pensamientos, opiniones, conceptos, prejuicios, pasiones, temores, etc.

Realmente, el yo de cada cual es múltiple, deviene siempre como muchos. Con esto queremos decir que tenemos muchos yoes y no sólo uno, como se ha supuesto siempre.

Negar la doctrina de los muchos yoes es hacerse el tonto, pues de hecho sería el colmo de los colmos negar las contradicciones íntimas que cada uno de nosotros posee.

Los yoes o defectos psicológicos son llamados, además, agregados porque no forman parte de la Conciencia o Esencia: por el contrario los yoes condicionan a la propia Esencia. Despertar la conciencia significa por lo tanto desintegrar a los distintos yoes para lograr la total libertad en la creación.

Los yoes son impresiones que no fueron transformadas conscientemente. Lo verdaderamente real de la vida son sus impresiones. Saber transformar las impresiones de la vida es saber transformarse a sí mismo. Ya lo hemos dicho, podemos seguir el crecimiento de la esencia, y podemos también decrecer y sumergirnos en el más profundo sueño de la ignorancia.

File:Narcissus-Caravaggio (1594-96) edited.jpg

La personalidad.

El ser humano nace con la esencia, pero no nace con la personalidad, ésta hay que crearla.

En la esencia tenemos todo lo que nos es propio; en la personalidad todo lo que es prestado. En la personalidad tenemos los valores originados por el ejemplo de nuestros padres, lo que aprendemos en la escuela, en la calle, etc.

La personalidad es tan sólo un vehículo de acción que fue necesario crear o fabricar. La personalidad, por lo tanto, puede estar al servicio de los yoes, o al servicio de los valores cósmicos de la esencia.

¿Quién soy?

Todo depende de nuestro modo de pensar, de nuestro modo de sentir y de nuestro modo de actuar.

Lo primero será observar: en función de qué pensamos, en función de qué sentimos y en función de qué actuamos…

Puedo existir en función al Ego animal o puedo ser en relación a la esencia o conciencia. Mejor es ser que existir. Lo impersonal es ser y lo personal es existir egoicamente.

Una mente y un corazón que piensa y siente de modo personalista es, por lo tanto, egoísta, separatista, etc. Pensar y sentir que la existencia de las cosas y los seres en general constituyen un organismo o sistema interdependiente e inteligentemente coordinado, es vivir de un modo de ser impersonal.

ALL BEINGS CELEBRATE CREATION Second Vision of the Second Part of De Operatione Dei (or Liber Divinorum Operum) by Hildegard of Bingen.Reiteramos nuevamente que la mayor necesidad de cada individuo, de cada persona, es comprender la vida en su forma integral, unitotal. Porque sólo así estamos en condiciones de poder resolver satisfactoriamente todos nuestros íntimos problemas psicológicos.

Los comentarios están cerrados.